Le Perfectier

Imagen de coche saliendo del muro de Berlin

Oh! Berlin

Como todos sabéis este pasado fin de semana se han cumplido 25 años de la caída del Muro de Berlín. A mí me pilló un poco renacuaja, no recuerdo nada de nada, más allá de lo que estudié en el cole cuando me tocó. La verdad es que tuvo un gran impacto, no solo social y económico, si no también urbano.

Con todo esto del aniversario, se han multiplicado los artículos, las emisiones de películas y los programas dedicados al tema, pero entre ellas me llamó la atención este artículo de El País sobre el antes y el después del Muro. Se puede observar muy gráficamente  la frontera entre las dos Alemanias, y su impacto en la morfología urbana. Es curioso como, además de dividir la ciudad en su día, la condicionó a su desarrollo posterior. Las calles y los espacios urbanos siguen ese trazado y hacen al ciudadano partícipe de la historia de la ciudad casi sin darse cuenta.

Para celebrar tan sonada ocasión, se ha preparó una instalación urbana formada por miles de balones luminosos siguiendo el trazado original del Muro, que invitan al transeúnte a interactuar con ellos, eliminando de alguna manera la sensación negativa que inspira la palabra muro. Aquí va:

 

Muy muy muy chulo, por cierto. Muy ‘cracks’. :)

¿Y a qué viene todo esto? Al impacto que tiene la historia en la ciudad, en su arquitectura y en su urbanismo. Grandes aciertos y también errores históricos dan forma a las ciudades, y no hay que intentar borrarlos, a veces hay que intentar aprender de ellos, mostrarlos. Ya se sabe eso de “Si no puedes con tu enemigo, únete a él”. En Berlin han sabido hacerlo, y muy bien. Lo que en su día fue un crack urbano, una brecha física, pero también social y  económica, se ha convertido ahora en una conexión urbana y un recuerdo a lo que se vivió. La parte de Muro más extensa que queda, la East Side Gallery, muestra, a modo de museo al aire libre, una colección de graffitis y murales de varios artistas, que representan el cambio que experimentó la ciudad y el país tras la caída del Muro.

No ha sido necesario deshacerse de todos los trozos”inservibles”. Simplemente bastó con darles otro uso, a la vez que se mantenía el recuerdo y se mostraba la historia de la ciudad . Uno de los más famosos es el que ilustra la imagen de este post, el coche rompiendo el muro de Birgit Kinder.’Pruebe el resto’ (Imagen de Martin Moos, Getty Images).

Los muros y paredes ciegas son, a menudo los grandes olvidados de las ciudades, pero al mismo tiempo, zonas con un potencial increíble para ser lugares, espacios con carácter propio. Tendemos a ocultarlos, a llenarlos de carteles sin ton ni son…En otras ciudades los muestran, los enseñan, como parte de la historia y de la morfología urbana. Por ejemplo Lyon y tal. En este caso son murales, en otras zonas son graffitis, e incluso vallas provisionales, que aportan ideas, pensamientos e imágenes nuevas a los ciudadanos. Pero esto ya me da para otra historia entera y será contada en otra ocasión.  Mientras, ocupémonos de esos pequeños detalles y espacios olvidados, que dan carácter a la ciudad…¿Hacemos un graffiti?

M.D (musical data): Tengo cierta tendencia a relacionar todos los títulos con alguna de las artes, grandes frases o canciones de la historia…Deformación profesional de la integración global de las artes, de que al final todo está relacionado y cuadra. Así que en este caso, para los que no la habéis pillado, viene de aquí

(Por cierto, paradójicamente vídeo grabado en Londres, en Shoreditch de mis amores).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies